No eres tú, es el próximo eclipse de sol del 21 de agosto.

Bendita Madre · Jueves, 10 de agosto de 2017

Llegué a México el día del año nuevo según los Mayas; así fue que hace dos semanas dejamos Madrid para comenzar un nuevo ciclo en el país que me vio nacer. Una casualidad que coincidiera esta transición de mi familia con el evento de los Mayas; una sorpresa el que una amiga española me comentara del año nuevo maya.

Y a ti ¿qué te relaciona esto de los Mayas, con que yo viva en México y tenga hijos nacidos aquí y allá? Pues te interesa más de lo que tú te permites saber.

Que levante la mano quien amaneció triste, confundida, enojada, aburrida, ansiosa, nerviosa y todo lo que termine en “a”, entonces continua leyendo…

Creemos que todo está en nuestro poder por no decir control. Y sin darnos cuenta dejamos de percibir que estamos conectados unos con otros y con todo, todo el tiempo. Sabiendo que el tiempo aun actuando desde el presente impacta en el pasado y al futuro.

Entonces si nos miramos como parte de algo mucho más grande podemos distinguir que estamos envueltos en una constante oportunidad de evolución, transición y transformación, aun tengamos o no hechos que nos involucren, aun  te interese o no el próximo eclipse de sol del 21 de agosto aun así esto te involucra.

Si pusiste atención en primaria a cerca de los Mayas sabrás que fueron una cultura de gran sabiduría y esto ¿qué tiene que ver contigo? Tiene que ver con que eres igualmente sabia y tienes acceso a una profunda intuición para guiar tu vida; pero en la escuela tal vez nos lo mostraron como algo ajeno o que simplemente se congelo ahí, en el pasado.

A lo que quiero llegar sin ser astrologa ni mucho menos historiadora, es a decirte que: a veces cuando amaneces triste porque te sientes sola, cuando confundes los nombres de tus hijos (y no eres la única), cuando tu espalada colapsa de tan solo mirar la torre de libros y cuadernos por forrar, ya sin decir poner los nombres a cada uno de los colores de tus hijos, tal vez ,solo digo tal vez, no todo dependa de ti y cuando te detengas a dejar de culpar a escuela y sus absurdas instrucciones y al papá, que de tan solo ver el diurex se le pega en los dedos o no paga

los útiles; cuando logres respirar a detenerte simplemente detenerte antes de reaccionar, podrás atravesar el espejo y  puedes abrir una nueva puerta.

 

Toc, toc…

 

Aquí tu estas a cargo de ti misma y sí ,eso al principio da miedo, o más bien se te pone la piel chinita de que esto te da un poder único: responsabilidad. Y saberte, sentirte sabia e intuitiva te da tu voz; saber que eres mucho más fuerte que lo que creías te quita el papel de víctima por el que hemos trabajado y ninguna ha ganado un Oscar, ni un Ariel o un Goya.

Esta nueva puerta te da un destino, una dirección. Y cuando miras todo esto e incluyes que por ser mujer tienes ciclos y transiciones toda tu vida, tienes en cada uno de estos ciclos mil oportunidades  de evolucionar.

Así cuando te detienes ,así simplemente te detienes, todo ese impulso se dirige únicamente hacia a ti. Y te acuerdas cuantas veces te has prometido todas esas cosas bonitas que no se te han cumplido y terminas llorando lamentándote tu triste historia por la que has trabajado que se te conceda, porque sí claro que vamos reafirmando nuestras circunstancias y todo termina siendo culpa de todos menos de una sola persona: tu. Pero aun así no es tu culpa, es del universo.

Y tal vez… solo tal vez la mayoría del tiempo estamos envueltos en sucesos que no tenemos el control. Si no me crees , solo culpa al eclipse total de sol del próximo 21 de agosto. El último fue en 1991, y yo tenía la misma edad de mi hijo mayor ¿casualidad?, ¿oportunidad?

Bueno , pues tienes una oportunidad por la cual vas a tener que trabajar todos los días para que ocurra y que el mismísimo universo va alinear los planetas para que ocurra una apertura a una nueva puerta que ya está en ti. Y vas a despertar estos días más emocional que de costumbre porque todos los desapegos duelen tanto como quitarse un curita y al menos yo no he conocido a ninguna mujer que muera por quitarse uno.

No te engañes ni seas dura contigo mismas, solo es tiempo de estar conscientes a dejar de engañarnos creyendo en una corta percepción de nuestra realidad, en si la verdad es más grande.

Entonces si un día de estos nadie ,ni tú te entiendes solo dí: “no soy yo, es el próximo eclipse de sol del 21 de agosto y me estoy permitiendo vivir un cambio consciente”.

 

Lo único que hoy puedo controlar es detenerme a respirar, y ya con esto tienes la mitad del camino recorrido.

¡Mamá comparte tus comentarios, ideas o experiencias!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.