Pasos básicos para mamás reales

Bendita Madre · Domingo, 02 de julio de 2017

No eres la única, allá afuera vivimos millones de mamás estresadas, que no nos hemos podido despertar con buen humor y optimismo. No eres la única que está buscando opciones para mantenerse positiva y como yo soy una de ellas, después de dos días de haber sentido intensamente, me dedique a escribir una Guía muy básica para que puedes recordar ampliar tu mirada a tu real catástrofe.

Paso 1. ¿tú que ves cuando miras?

Estás que no te calienta ni el sol a pesar de que estas dentro del tostador a máxima temperatura, amaneces que no logras ni encontrar el otro par del zapato del niño y sabes que los gritos no lo harán aparecer y aún así lo haces más fuerte.

Siempre habrá razones y días donde los motivos para llorar, para estar triste, enojada, malhumorada te hacen ver la luz al final del camino si es que miras con atención. En cuanto te detienes y te respondes qué ves cuando miras…encuentras que en realidad existe otra realidad: esa que te da la mano para volver al camino.

Porque si alguien mirara lo que tú ves de tu día, seguramente sería mucho más amplio; seguramente, yo mirando ahora a mi hermana recién y nuevamente divorciada que llora pues justo por eso por haberse divorciado, yo miro a una extraordinaria mujer, madre, abogada, con una inmensa posibilidad de re-comenzar su vida; y ella ¿lo mirará?

Nosotras sabemos perfectamente como reincorporarnos porque  hemos dejado pistas para encontrar el camino de regreso cuando nos perdemos y solo las vemos cuando en realidad miramos “la realidad”. ¿Pero cómo?

 

Paso 2. Silenciando.

¿A qué me refiero? Por ejemplo, puedo sentirme triste; sin embargo, no soy esta emoción porque la tristeza es solamente una de tantas que soy capaz de experimentar. ¿Cómo lo sé? Pues lo entiendo porque, cuando lloro conscientemente, lo siguiente que siempre ocurre es que el camino se aclara. Entonces no es que realmente este enojada porque el par del zapato del niño no aparece y ésta a un minuto de ir al colegio no, no, no…la verdad es que en realidad debajo de este estrés por no encontrarlo hay un hecho que aún me afecta como por ejemplo, un divorcio, una ruptura, una obsesión, es una emoción que nos conecta casi siempre al pasado automáticamente como wifi . Cuantas veces acabamos llorando por cosas que parecería que estamos perdiendo la cordura, que nos hacen enojar tanto, cuando, ¡vamos, es un simple tenis!

 

Paso 3. Amiga madura, Amor de madre, Mamá estable

Sabes que estas lúcida, sientes, piensas, eres inteligente, así que sabes que necesitas en estos momentos contar con alguien para cuando termines de maldecir cobre significado y des la cara a lo que estas sintiendo.

Para esos días, cuento con una amiga. Cuando le describo la situación, le da forma y yo miro el significado. Por ejemplo, ayer le llamé para decirle, con más o menos palabras, que estaba triste, que sentía el deber de hacer demasiadas cosas porque estoy a un mes de mudarme de casa y de país; además, tenía un altero de ropa por lavar y doblar, los niños estaban muy inquietos y no me permitían avanzar en el trabajo… Esto era lo que veía en ese momento, así que ella me ayudó a mirar y me dijo: “Tienes mucho qué hacer, eso es real; sin embargo, estás triste de tener que empezar a despedirte de la gente que quieres, de comenzar una nueva vida. La ropa sucia te distrae. Solo ves la ropa y ahora trata de mirar mas alla”. Aún tenía ganas de llorar y lo hice, rogando a todas las fuerzas en las que creo que esta tristeza fuera tan real que debería irse poco a poco.

Paso 4. ¿Quién ve en realidad y qué miro de verdad?

Cuando tenemos estos días donde nos perdemos, por no decir que se nos vuela la cabeza, y además no nos calienta ni el sol, el avance interno es preguntar quién en realidad está perdida, ¿tú, con 30, 43 o 57 años, o más bien tu viendo con la mirada donde tienes 6, 7 u 8 añitos? En esos casos no queda más que, como dirían, abrazar a la niña que fuiste, quien se asustó en algún momento de su vida, que justo hoy ve algo, pude ser este tenis que se conectó a una situación pasada y que mira aquel momento, con miedo, tristeza o enojo. ¿Y sabes qué va hacer una niña?. Lo mismo que harían mis hijos ,unos berrinches maravillosos, dignos de un Óscar.

Entonces cómo puedes comenzar a mirar desde el presente con tu edad real. Haz Yoga Kundalini o cualquier otro tipo de actividad que te lleve al presente, a tu presente real y déjate guiar.

Ahora que eres una mujer adulta, viendo la vida y mirando cuánto amor hay en ella, sabes que:

 

“Cuando rechazas tus emociones

tu rostro se torna pálido y demacrado.

Cuando velas por tu corazón,

tu cuerpo se torna luminoso y flexible.” Titch Nhat Hanh

 

Paso 5. Canta con Juan Gabriel

Así que, como cantaría Juan Gabriel, Hoy me he despertado con mucha tristeza… Recuerda cómo volver a tu camino. Siente la emoción, no la niegues, mira con atención lo real de la realidad (mantente en los hechos), abraza a la niña que fuiste que no va a ganar un Óscar por el berrinche que quiere hacer con tal de ser mirada y mimada por ti, busca una mujer madura como guía, compra un libro que sostenga tu camino (El Silencio, Titch Nhat Hanh)  y píntate las uñas. Por que los días fatales y terribles como estos terminan de ser cantados cuando termine la canción.

¡Mamá comparte tus comentarios, ideas o experiencias!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.